Si puedes soñarlo, puedes hacerlo. Sí se puede.

994049_253863251435990_1557842987_n

Hace mucho tiempo, (perdón por no actualizar desde Septiembre) en este blog publiqué la historia de Mark Warnecke y como logró su gesta deportiva, y al igual que él hay muchos que lo han logrado y lo lograrán.

Pero no quiero hablar en tercera persona sino en primera, y por lo tanto predicar con el ejemplo. El cambio experimentado en mí mismo a nivel deportivo y que ha motivado otros dos grandes cambios a nivel físico y mental ha sido muy grande en apenas 15 meses.

En verano de 2011, pesaba 22 kilos más que hoy, hacía deporte pero sin una meta clara, no me sentía bien conmigo mismo y junto a las conversaciones mantenidas con grandes amigos (que ya experimentaron el cambio) como Juan Antonio Carracedo, Chema Ferrer y Carles Ferrer, decidí ponerme manos a la obra, pero esta vez sería distinto y me puse en manos de un gran profesional como Octavio Pérez.

No me importaba la rapidez, quería ir seguro, dejé de escuchar comentarios externos de lo que tenía que comer y entrenar… yo sólo escuchaba a mi cuerpo y las instrucciones de Octavio, gracias a él, la práctica deportiva que realizo 6 veces a la semana ha pasado a ser de una obligación a ser una droga saludable.

No todo ha sido un tranquilo paseo en barca, durante mi estancia en Londres dí varios pasos atrás, pero esos atrasos al igual que las lesiones, no me frenaron, sino que me han impulsado a llegar a obtener un equilibrio a nivel físico y mental, el deporte ha hecho que aporte a mi vida los valores del valor del esfuerzo, “sin esfuerzo no hay recompensa”.

Yo lo soñé en su día y lo he realizado, pero yo tomé la decisión de cambiar, y sólo me arrepiento de una cosa, de no realizar antes este cambio. He pasado de ser del equipo del sofá al equipo del Rock&Roll Team, donde dentro de muy poco realizaré mi primer triathlón que fue uno de mis “sueños” a largo plazo.

Como bien decía Jordi Martínez, director de la revista Men´s Health en su editorial de Febrero de este mismo año titulada ¿Imposible? (y dónde he tenido el gran placer de que me mencionara)… “Que no nos hablen de imposibles. Sí se puede

Sí yo puedo tú puedes, mí único secreto ha sido CONSTANCIA.

.

Anuncios

Patriotismo y apoyo a los deportistas

Esta semana nos hemos enterado por los medios de comunicación del recorte que va a realizar el Consejo Superior de Deporte a las Federaciones tanto olímpicas como no olímpicas.

Sabemos que los deportistas hacen un gran esfuerzo para poder llegar a lo más alto y representar a su país. El poder participar en unos Juegos Olímpicos ó Paralímpicos, no son sólo 5 horas de entrenamiento diarios, requiere un esfuerzo económico subvencionado en parte por la Federación deportiva de turno.

Podemos quejarnos de los recortes, y de que sólo se acuerdan de nuestros deportistas en los Juegos, pero, en estos momentos de crisis podemos quejarnos ó buscar alternativas para que nuestros deportistas sean reconocidos en todos los sentidos.

Durante mi estancia en Inglaterra, en los meses previos de los Juegos Olímpicos, pude observar como los ingleses trataban como héroes a sus deportistas del TEAM GB, querían sentirse parte de sus logros, para ello y para potenciar el sentimiento de país junto al apoyo económico a sus deportistas, el Comité Olímpico Inglés ideo un gran catálogo de productos (merchandising), muy variados, desde el pijama para el bebe, colchas de cama, galletas, peluches, camisas, camisetas… para que todos tuvieran algo que los identificara con su equipo.

Durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, cada medallista de oro, era tratado como un héroe ó heroína nacional. ¿cómo? Poniendo su cara en un sello. Además cuando finalizaron los Juegos fueron recibidos por las calles de Londres por la gente de Londres, que lucía sus camisetas, y banderas del Team GB.

Con la creación de estos productos, se lograron varias cosas:

          Crear un sentimiento de pertenencia a un país, a través del deporte sin excluir a ninguna federación/deporte. (En España lamentablemente sólo se hace en fútbol).

          Fuente de ingresos a través de la venta de los productos, que iría destinada al TEAM GB y se distribuiría entre las Federaciones.

          Dotar de popularidad a todos los deportistas, que según los ingleses, hacían grande a una nación, tratándolos como héroes cuando conseguían gestas deportivas.

          Inculcar e impulsar a futuras generaciones (emblema de los juegos) a ser futuros héroes, durante los paralímpicos se pudieron ver varios colegios asistiendo a varias competiciones deportivas.

Sí nosotros pudimos crear en Barcelona 1992 un referente en las ceremonias de apertura y clausura, así como en organización y marketing turístico/deportivo. También podemos hacerlo con nuestros deportistas, apoyándolos directa ó indirectamente. Tenemos mucho potencial escondido, ¡descubrámoslo!.

Barcelona 1992: Marketing, Turismo y Deporte.

Estamos inmersos en la celebración de los XXVIII Juegos Olímpicos de la XXX Olímpiada en Londres, he podido vivir en primera persona los “nervios” de la ciudad que acoge por 3ª vez tan magno acontecimiento, pero mi opinión no es muy positiva, si comparamos con los Juegos de Barcelona,  ó los de Sidney, ambas ciudades dejaron el listón muy alto.

Barcelona logró en 1987 ser la sede de los Juegos de verano de 1992, fue la ocasión perfecta para vender España, Cataluña y Barcelona al mundo, ver a un país moderno, pero sin perder sus tradiciones. Las ceremonias de apertura y de clausura ideadas en gran parte por Lluís Bassat, rompiendo con la tradición de contratar los servicios a la factoría Disney, mostraron desde la sardana, la voz del sur, la modernidad de Gaudí, la verocidad y transparencia del mar, el HOLA donde saludábamos al mundo, el estruendo de los tambores, e incluso las fiestas como las fallas (como comenté en un anterior post, sobre la falla plantada en el puerto de Barcelona), nuestros monumentos, els castellets, sin faltar Cobi, la mascota olímpica ideada por Mariscal, un simpático perro, que agradaba a todas las generaciones, y que nunca perdía la sonrisa, junto con el tema Barcelona de Montserrat Caballé y Freddie Mercury.

Ambas ceremonias sólo se pareció en las anteriores, en la entrada de la bandera olímpica, salvo eso, todo lo demás cambió. Todo el mundo recuerda el encendido del pebetero, siempre se ha acercado el atleta hacia el pebetero, la tensión de todo un país para ver como la fecha “entraba” en el pebetero, recuerda aquella cita olímpica, además si visitaís el estadio de Montjuic, es de los pocos que mantienen el pebetero.

Todo se pensó al milímetro y no falló nada -incluso la lluvia de medallas, que superó a todas las que había conseguido España en todas las anteriores ediciones de los JJOO. Se mostró la capacidad organizadora de España, y cuyo ejemplo debe de servir para la situación actúal en que vivimos, nos lo creímos, fuimos y seremos los mejores y saldremos de esta.

En 5 años se transformó la ciudad, se modernizó, y se engalanó -y no sólo para esos 15 días de competición- ya que muchos grandes acontecimientos ludicos y deportivos se han celebrado en la ciudad condal gracias a la herencia de 1992, como Mundiales de Natación (2003 y 2013), Juegos de Policias y Bomberos (2003), conciertos, Copa Davis, Europeos de Atletismo y un largo etcétera, lo que hicieron en dos semanas, lo han rentabilizado de momento 20 años y supongo que lo harán 20 años más.

La tierra y la economía

No se me olvidará cuando empecé a estudiar en la Universidad, que los factores productivos son tierra, trabajo y capital, así eran los recursos necesarios para producir bienes y servicios, según los economistas clásicos.

España ha sido y es un país agrícola, aunque la historia siempre ha unido agricultura con retraso y eso no es, ni debe ser así, la tierra siempre ha dado riqueza, y pienso que se debería de reinventar todo lo que rodea a la agricultura y a la ganadería para ser más eficiente en nuestro tiempos, y ser un nuevo pilar en el que se sustente nuestra economía.

Pero para ello hay que dejar paso a la investigación y el desarrollo, para crear nuevas variedades, fortaleces las actuales, y combatir contra determinadas plagas, al igual que fomentar sistemas de regadío eficientes y que ahorren la mayor cantidad de agua posible.

Controlar los intermediarios, para que la agricultura sea sostenible, el agricultor debe de cobrar por su trabajo y esfuerzo, y eliminar las tasas y los aranceles públicos y privados, que hacen que el agricultor cobre una miseria por lo trabajado y que el producto agrícola sea caro para el consumidor final.

Control de las variedades y productos, si todos producimos la misma variedad, competimos entre nosotros mismos, empecemos a diversificar, en Valencia por ejemplo a parte de cítricos podemos producir otros cultivos. El consumidor final no solo consume naranjas, consume limones, manzanas, granadas y un largo etcétera.

Establecer fronteras, sí vivimos en un mercado común, nuestra agricultura se somete a grandes controles para comercializar en Europa, frente a países como Marruecos que sin ningún control, venden en países de la Unión Europea sin control alguno con precios mucho más asequibles, pero siendo un peligro para la salud de los propios consumidores, y para los países agrícolas de Europa.

La tierra siempre nos ha dado de comer, si la tratamos bien y la respetamos, continuará dando de comer a nuestros hijos y nietos.

La labor social de nuestras fiestas

España esta en crisis, no es ninguna novedad y no quiero volver a recordarlo, ya que pienso que con el empeño de todos y con el sentido común de nuestros gobernantes saldremos hacia adelante.

Las fiestas las conforman la gente que participa, es decir una parte de la sociedad, y en nuestra sociedad hay mucha gente que pasa hambre, sí, veamos los datos de Caritas, de la Casa de la Caridad de Valencia, del Punto de Alimentos de Torrent, ó de otras entidades benéficas.

Por lo tanto cada vez más asociaciones festivas dedican una parte importante de su presupuesto anual, ó simplemente el tiempo en un acto benéfico, para ayudar a nuestros convecinos, desde la lucha contra la hambruna, hasta la recaudación de fondos para investigar sobre la curación de una enfermedad.

Me viene a la memoria la edición en Torrent, del libro del IV Centenario de la Cofradía de San Luís Gonzaga cuya recaudación fue para el Punto de Alimentos de la ciudad. La colaboración de comisiones falleras con distintas asociaciones, dando a conocer los problemas que tiene la sociedad, y no sólo en Valencia, sino en toda España, varias cofradías de Sevilla decidieron no sacar su paso, y destinar ese dinero para Caritas.

Nuestras fiestas nos ayudan a ser más sociables, pero también nos pueden ayudar a ser más solidarios. Para finalizar os recomiendo algunos enlaces (perdón si omito alguno).

El fuego de la paz

“Que la Antorcha Olímpica siga su curso a través de los tiempos para el bien de la humanidad cada vez más ardiente, animosa y pura”. Pierre de Cubertin

El fuego, como comenté en mi entrada sobre Torrent y el fuego, es capaz de unir y destruir, hoy me gustaría comentar otra faceta positiva del fuego, el fuego de la paz, el fuego olímpico.

Falta un mes para que la llama olímpica repose en su pebetero del Estadio Olímpico de Strattford en Londres, será el fin de una etapa por Grecia y por el Reino Unido, que empezó el pasado 10 de mayo, en el Templo de Hera, en Olimpia (Grecia).

Desde ese momento, el fuego aparte de recordarnos que los Juegos Olímpicos están cercanos, nos recuerda que en la antigüedad, los Juegos paraban las guerras. El fuego encendido en una antorcha recorre fronteras, une a personas de distinto credo, raza, nacionalidad e ideología, demostrando los auténticos valores del deporte, ya que se demuestra que entre los seres humanos, tenemos más cosas que nos unen, y pocas las que nos separan.

El fuego es uno de los símbolos de los Juegos Olímpicos junto con la bandera blanca y los cinco aros que transmiten la unión de los cinco continentes. En los Juegos de 1928 de Amsterdam, donde un empleado de la compañía eléctrica de la ciudad, encendió el pebetero en la ceremonia inaugural, hasta la finalización de las Olimpíadas.

En los siguientes Juegos, en Berlín 1936, se introdujo el recorrido de la antorcha, desde el mencionado templo de Hera, hasta la ciudad sede. El encendido del pebetero hasta 1992, ha sido de forma más tradicional, hasta que en los Juegos de Barcelona, se encendió de otra forma distinta (el atleta encendía el pebetero directamente, acercándose a la mecha), un arquero, lanzó una flecha encendida con el fuego sagrado, era la primera vez que no era ni un hombre ni una mujer quién la encendía directamente, además aquella imagen del encendido, es para todos la imagen de los Juegos de Barcelona 1992.

La antorcha se ha transportado por tierra, mar y aire, e incluso por vía satélite en los Juegos de Montreal de 1976, en Sidney, atravesó el mar de coral.

Pasa la llama que mueve al mundo.

En Sidney 2000, el presidente del Comité Organizador, quería “sorprender” de nuevo y se realizó el encendido, dentro de una fuente de agua, que mediante el mecanismo oportuno, se instaló en lo alto del Estadio Olímpico de Sidney.